Postura del puente: simbolismo, beneficios y realización

SETHU BHANDA ASANA

La postura del puente forma parte de las posturas de yoga invertidas  aunque no lo parezca. Aprende a hacerla paso a paso.

SIMBOLISMO: El puente es un símbolo muy presente en nuestra cultura. Permite pasar de una orilla a otra, de un estado a otro.

El puente crea un nuevo espacio que comunica dos lugares, es el inicio de una nueva realidad.

El puente es una invitación a viajar, explorar, ir al encuentro. Permite franquear los obstáculos. Gracias a él, el viaje (hacia uno mismo) puede continuar, la evolución no se detiene.

BENEFICIOSSetu bhanda es una postura invertida, pues el ombligo está por encima del corazón, y es por tanto muy beneficiosa:

  • El diafragma, principal músculo respiratorio, se ve contrariado: realiza un movimiento contrario al habitual, asciende al inspirar y desciende al espirar. Tiene que luchar contra el peso de las vísceras y eso le obliga a trabajar, a «muscularse».
  • Mejor drenaje del hígado, el estómago, el bazo y el corazón.
  • Relaja las tensiones de la columna vertebral, extendida al máximo en esta posición, sobre todo en la zona cervical.
  • Apertura de las caderas, trabajo de los cuadríceps.

REALIZACIÓN DE LA POSTURA:

Preparar la postura

Lo ideal es empezar haciendo la versión dinámica de la postura, acompasando la respiración con el movimiento.

1)  En el suelo, brazos junto al cuerpo y piernas flexionadas, pies en   el suelo y paralelos, nuca estirada (mentón hacia dentro).

2) Efectúa un ligero movimiento de caderas, hacia delante y hacia atrás: al espirar contrae el periné y observa cómo el vientre se absorbe y se produce un ligero movimiento de las caderas hacia el suelo (el pubis  asciende ligeramente). Al inspirar, haz el movimiento contrario. Observar.

3)  Al final de la siguiente inspiración, contrae el periné y espira mientras vas subiendo     la cadera por etapas: a final de cada espiración, detente e inspira dirigiendo la  atención al tórax, aprovechando para acomodar el peso del  cuerpo sobre la línea de los hombros.

Atención a las rodillas, que no se inclinen hacia dentro. Dirige las rodillas al horizonte y empuja en esa dirección para estirar bien la espalda.

Mantener Y deshacer la postura

Haz 5 respiraciones completas, por ejemplo, y vuelve al suelo, posando las vértebras de arriba a bajo, una a una, como desenrollando un collar de perlas.

Traer las piernas hacia el vientre y hacer círculos con ambas rodillas a la vez para  masajear la espalda.

Si aún tienes dudas sobre la postura, no dudes en dejar un comentario. ¡Responderé encantada!