¿Hay que ser una persona tranquila para hacer Yoga?

Este segundo artículo del blog trata sobre otra idea bastante extendida sobre el Yoga: que para hacer Yoga hay que ser una persona tranquila. Son varias personas las que me han dicho que el Yoga  no es para ellas porque no pueden estarse quietas.

Precisamente quizás sean estas personas las que más beneficios puedan extraer del Yoga. Las personas inquietas suelen necesitar actividades que les ayuden a desfogarse, como correr, bailar, jugar al fútbol. El Yoga puede ser el complemento ideal a estas actividades. No sólo desde un punto de vista físico, pues ayuda a relajar los músculos contraídos excesivamente en estas actividades, sino desde un punto de vista mental, ayudando a calmar la agitación mental y a canalizar mejor la energía, dosificándola en vez de dejándola salir a borbotones y en todas las direcciones.

La ejecución correcta de las posturas obliga a la mente a estar concentrada y el control de la respiración ayuda a calmarse. De este modo, el Yoga nos permite reducir el caudal de pensamientos, que a menudo suelen sucederse unos a otros llevándonos de una emoción a otra, como en una montaña rusa.

Por tanto, los «culos inquietos» podrán contrarrestar su energía desbocada, su nerviosismo, con un poco de sosiego para desarrollar su concentración y obtener, en última instancia, un mayor bienestar.

El siguiente  cuadro(1) esquematiza muy bien lo anterior.

Además, hay diferentes tipos de Yoga que convienen a diferentes tipo de personas. Si tú eres una de esas personas que necesitan todo el rato moverse y estar haciendo algo, quizás lo mejor sea que empieces con un Yoga dinámico, como el Ashtanga o el Vinyasa.

Ambos encadenan series de posturas a buen ritmo, solicitando una buena resistencia y, sin duda, concentración, impidiendo que la mente deambule. El método Iyengar también puede ser una buena opción, pues es un yoga extremadamente preciso que no te dará ni un momento para distraerte.

Espero vuestros comentarios.

Hari om tat sat.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *