CLAVES DE LAS POSTURAS INVERTIDAS

Las posturas invertidas suelen despertar sentimientos encontrados: bien el deseo de llegar a realizar la postura por lo vistosa que resulta (por ejemplo, la postura sobre la cabeza), bien el temor a realizarla por su complejidad.

Sin embargo, no todas las posturas invertidas son tan exigentes como la postura sobre la cabeza (sirsasana). Hay muchas otras al alcance de cualquier practicante para poder aprovechar todos sus beneficios.

qué es una postura invertida

Una postura invertida en yoga toda «aquella en la que nuestro ombligo se encuentra más alto que nuestro paladar», por ejemplo:

La postura del puente – Sethu bandha

La postura de la «uve» o el perro bocabajo – Adho mukha svanasana

La postura invertida – Viparita karani mudra

La postura de la vela – Salamba Sarvangasana

La postura sobre la cabeza –  Salamba Sirsasana

SIMBOLISMO DE LAS POSTURAS INVERTIDAS

Según el Hatha Yoga Pradîpika «toda la ambrosía que emana de la Luna de belleza divina es […] devorada por el Sol. Para la persona cuyo ombligo se encuentra encima y cuyo paladar se encuentra debajo, el Sol se encuentra arriba y la Luna debajo… Aquel que se mantiene así durante tres horas, conquista la muerte».

La Luna, que simbólicamente se ubica en la cabeza, representa el mundo interior, la intuición, lo oculto a lo profano y, en particular, la energía de la creación de la que forma parte.

El Sol, que suele ubicarse en el abdomen, simboliza el mundo exterior, la acción, lo que es visible para todos, el envejecimiento progresivo y la degeneración del cuerpo.

En estas posturas, la posición del Sol y la Luna se invierte permitiendo pasar del mundo material al mundo inmaterial y acceder a nuestro ser profundo, lo que nos va a permitir «conquistar la muerte».

Las posturas invertidas nos permiten descubrir otro punto de vista, una nueva perspectiva, ver el mundo desde un ángulo diferente.

BENEFICIOS DE LAS POSTURAS INVERTIDAS

  • Regeneración física energética, en parte gracias a la inversión de la ley de la gravedad, que actúa a nuestro pesar sobre los líquidos y tejidos del cuerpo;
  • Tonificación del diafragma;
  • Mejora del aparato circulatorio;
  • Descongestión de la pelvis;
  • Estimulación de la tiroides.

CONTRAINDICACIONES DE LAS POSTURAS INVERTIDAS

  • Hipertensión;
  • Tendencia al vértigo;
  • Trastornos oculares importantes (ej. glaucoma);
  • Cervicales frágiles en el caso de apoyo sobre cervicales (ej. Sirsasana).

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *